Navidad y espiritualidad

Hoy las chicas estaban muy excitadas: vacaciones, navidad, regalos… Les pregunto: ¿qué harán estos días? ¿cómo los vivirán? (trato de evitar el ¿qué esperan?, porque la mayor parte de las veces remite a tangibles demasiado mundanos).

En mi caso, casi cualquier ritual me conecta con cierto modo de espiritualidad -supongo que esa predisposición, en cierto modo, lo facilita-; pero me doy cuenta que la forma de vivirlo de cada uno es totalmente diferente, aunque haya modos más homogéneas, y situaciones que te arrastran de tal manera que es imposible evitarlas.

Si nos remontamos al origen de estas celebraciones, nos encontramos el festejo del solsticio de invierno. Un tiempo que en otras épocas se recorría como un periodo de descenso, de recogimiento para asimilar lo vivido a lo largo del año, y enfocar nuevos ciclos; un tiempo que en ocasiones también reunía a la tribu para su celebración. Incluso si la naturaleza y los animales siguen “hibernando” y descansando del ruido del resto del año, nosotros lo hemos convertido cada vez más en algo totalmente distinto, y en la mayor parte de los casos ausente de misticismo.

¿Por qué?

¿Tiene que ver con la crisis de las religiones?

¿Porque asociamos espiritualidad a religión?

¿Es siempre así? 

Había pueblos que creían que el gran dios nació el día más corto del año, 21 de diciembre,  y que los días se alargaban a medida que el dios se hacía mayor. También se creía que el astro rey murió ese día, para volver a otro ciclo. Una gran cantidad de culturas en sus rituales astrológicos se refieren al sol: Apolo y Helios (Roma y Grecia), Mitra (Persia), Huitzilopochtli (Tenochtitlán).

La Navidad (del latín: “nacimiento”) es una de las fiestas más importantes del cristianismo, y aunque no todos los nacidos en países cristianos son practicantes, además de los ateos y agnósticos, es muy difícil eludir el ambiente que se genera estos días y que forma parte más de lo social y cultural que de lo propiamente religioso.

Con eso y con todo, hoy en el taller hemos hecho un ejercicio de toma de consciencia de ese repliegue sobre un@ mism@, entiendo que necesario y propiciador de una conexión del alma con los que nos rodean y con el universo.