La expresión más allá de la palabra

Expresar lo que tenemos en la cabeza, lo que realmente queremos trasladar, mostrar, comunicar… es algo que para algunas personas sigue suponiendo un desafío diario. La conexión entre lo que siento y lo que pienso, y en tercer lugar la expresión de ello, es algo que no siempre se corresponde.

El darnos cuenta y el contar con el feedback del otro respecto a lo que ha entendido es fundamental para tener una buena comunicación. Hoy hemos trabajado con la expresión mas allá de la palabra, con todos esos modos que tenemos de comunicar y trasladar lo que de verdad tenemos dentro y queremos exteriorizar.

Aprendiendo a expresar

Y lo hemos hecho desde la respiración consciente, la vocalización pautada, el juego de los trabalenguas, la visualización positiva enfocando lo que queremos que ocurra (que el receptor entienda perfectamente nuestro mensaje). Hemos grabado las diferentes formas de expresar y hemos escuchado con atención y con sentido crítico, situándonos en el otro lado. Hemos abordado la organización de las ideas, la escucha activa… todo ello elementos con los que seguir practicando.

Hemos expresado con el gesto, la mirada, la corporalidad y la plástica. Nuestros soportes han sido carcasas de CDS, y nuestras herramientas: pinceles, esponjas y muñequillas expresando con colores y texturas, en un ejercicio de extensión de la comunicación más allá de la palabra.

Claves

Y recuerda, cuando tengas que comunicar:

  • Cuida tu presencia: postura erguida, estar en el aquí y el ahora.
  • Muestra  cercanía, interactúa, busca el contacto visual. Genera confianza, siente aprecio por los que te escuchan. No ocultes tu vulnerabilidad y posibilita la identificación.
  • Entrena tu seguridad, ensaya, muestra aplomo y confianza. Huye de lo perfecto. Habla de cosas que conoces, cosas en las que crees. Prepárate. Ve con calma, llega a tiempo, habla despacio y no tengas prisa por salir corriendo.

Contar lo que sientes

En el cierre de la pasada sesión, una de las chicas expresó la necesidad de “aprender a contar lo que sientes“, algo que si bien habíamos abordado en otras ocasiones, no por ello dejaba de estar suficientemente integrado.

Distintas maneras de expresar

Aquello, y la experiencia individualizada con personas ajenas al grupo y con particularidades muy diversas, me hizo reflexionar una vez más en lo diferentes que somos, y en las distintas maneras que tenemos de expresar y trasladar lo que ocurre bajo cada una de nuestras carcasas.

De la necesidad de contar lo que a un@ le ocurre, existente en una gran parte de las personas, pasamos a los individuos que dicen no necesitan narrar su sentir. Lo que no quita que haya modos de expresarlo y hacerlo visible.

Hay personas que sueltan a quien más cerca tienen como se sienten, algunos son partidarios de dejarlo para los más confiables, otros se sirven de desconocidos. Los hay que estallan a la primera de cambio, los que lo ocultan bajo un correcto caparazón, quienes lo alimentan hasta que también algo que colma el vaso les hace explotar… Quienes buscan el momento y quienes no. Otros transforman su angustia, se centran en una actividad y van diluyendo poco a poco su desazón. Los hay que hacen deporte. Y los que no quieren verlo. Incluso algunos olvidan lo que les pasa.

Trasladar de modo asertivo

Tanto si tienes un modo consciente de trasladar tu sentir como si no lo tienes, te vas a encontrar con situaciones que trasladar de modo asertivo ante el otro tu estado emocional va a ser necesario y fundamental, y es con todo esto con lo que hemos trabajado en nuestra sesión.

Hemos utilizado unas cajitas de papel como contenedores de los diferentes sentires para expresar los modos de cada un@ de manera anónima; abordando todo lo expresado desde la vivencia grupal. Nuestro objetivo, contar BIEN lo que sientes:

  • Identificando tu emoción
  • Siendo sincer@
  • Haciéndote cargo de ti, de lo que te ha generado lo que sientes
  • Buscando el momento
  • Expresando en primera persona
  • Escuchando de modo inteligente
  • Integrando el sentir del otro
  • Reformulando tu sentir

Lo visible invisible

Alguna vez te has parado a preguntarte: ¿Cuantas cosas pasan cotidianamente a mí alrededor-que deberían importarme-, y de cuantas realmente me doy cuenta? Porque eso, darnos cuenta, ser de verdad conscientes del fondo de las cosas significativas, transforma lo invisible en visible, y hace que nuestra forma de operar sea totalmente diferente, lo que en ocasiones separa el acierto del error.

Las apariencias engañan

Y es que no siempre lo que “parece” responde a la realidad. Muchos y muchas recordaréis aquello de “las apariencias engañan”, y es cierto, confunden y mienten, pero ahí están, con la carcasa con la que sea que se muestren. Como los juegos de sombras de: Tim Noble and Sue Webster, Kumiya Mashita, Shigeo Fukuda, Diet Wiegman, que hoy utilizamos en la sesión como “disparadores”. Inspiradores de lo que vemos en primera instancia pero que ocultan lo que estando, se nos escapa.

Visibilizando lo profundo

Desde ahí, hemos visibilizado lo profundo: lo que queremos decir y no somos capaces, lo que se nos engancha a la cabeza y no nos deja descansar, lo que pensamos/creemos/imaginamos y luego vemos que no es. Hemos plasmado la dificultad de expresar muchas veces lo que sentimos o experimentamos, y la necesidad de seguir indagando en ese camino de clarificar el mensaje. Comunicación, expresión, escucha activa, lenguaje, reflexión y empoderamiento frente a vergüenza, miedo, y puro desconocimiento.

Metodologicamente nos hemos servido:

→ del trabajo corporal

→ de la narrativa personal compartida y enriquecida por el grupo

→ de la expresión plástica sobre diversos soportes -algunos dándose la mano en un puzzle de lo simbólico-.

Expresión y comunicación II. Pensamiento Positivo

Me encanta despertarme cada mañana y sentir que estoy viva, dar un salto de la cama y plantarme delante del espejo y gritarle a los cuatro vientos: ¿¡cómo es posible tanta belleza junta?!

Inaugurar la mañana con un baile, abrir las ventanas, respirar el aire que hace que siga aquí, disfrutar del sol y notar como sus rayos corren por mis venas.

Desayunar con música, salir a la calle, comerme el mundo, hablar con las personas, hacerles sonreír…


La Programación NeuroLingüística es una estrategia de comunicación, desarrollo personal y psicoterapia, creada en Estados Unidos en 1970. Según la PNL existe una conexión entre los procesos neurológicos, el lenguaje, y los patrones de comportamiento aprendidos a través de la experiencia, afirmando que estos se pueden cambiar para lograr objetivos específicos.

Conscientes de la fuerza de las palabras, de su verbalización, de su repetición cómo si de un mantra se tratara, construimos un discurso en positivo, y lo externalizamos desde la plástica, el juego y la interacción grupal.

Globos, técnica mixta. Arteterapia en Casa San Cristobal.

Expresión y comunicación I

Ya está en marcha esta propuesta, dirigida a un grupo de niñas, entre 9 y 13 años, un recorrido con mujer, fruto de la demanda de género que ha tenido el taller, y la necesidad detectada de impulsar el crecimiento en femenino.

Esta iniciativa cuenta además, con el diseño de tres sesiones intergeneracionales (intercaladas entre las diez); que invitaran a experimentar desde la expresión y la comunicación con las madres de las participantes; abiertas también a otras mujeres adultas que quieran vivenciar parte del proceso, y que deseen impulsar su empoderamiento como mujeres.

Técnica mixta sobre algodón. Arteterapia en CASA SAN CRISTOBAL