Activar la escucha

Una parte de la realidad con la que me encuentro en el taller de arteterapia y educación emocional para adolescentes de Casa San Cristobal, tiene que ver con un@s chic@s que olvidaron como dibujar, como construir, como imaginar, como inventar, como manejar el aburrimiento… En ocasiones ni siquiera son conscientes del olvido, sencillamente aluden a que “nunca lo hicieron, a que nunca lo aprendieron”.

Me revuelvo cada vez que me doy cuenta de como ciertos aprendizajes se van diluyendo a medida que l@s chavales crecen; de como se les quita la posibilidad de seguir soñando, de expresar de otra manera. Y lo difícil que es estimularles y encontrar herramientas que les motiven y les activen.

¿Por qué solo l@s más pequeñ@s siguen contando con estímulos creativos? Básicamente a partir de primaria l@s chic@s empiezan a ver reducida su paleta de estímulos de modo progresivo, hasta llegar a los once años, momento en que una gran parte son absolutos dependientes de una pantalla, y el juego analógico ha pasado a mejor vida.

En paralelo van creciendo y demandando más autonomía, más tiempo, más cosas… las hormonas se revolucionan y l@s chic@s se rebelan y no saben comunicarse. Al mismo tiempo los padres/madres se encuentran ante una realidad compleja: atender la familia, la casa, y mantener el trabajo -cuando lo hay-; cansados (la mayor parte mujeres, madres), llegan a casa agotad@s y con poca disposición para la escucha, esa que sus hij@s necesitan y cuesta activar. Tod@s tienen razones que explican su realidad, pero es necesario que l@s progenitores se impliquen de modo proactivo, con algo más de tiempo y disponibilidad; anticipándose unas veces y otras abordando el enfado o la actitud taciturna de sus hij@s. L@s educadores y/o terapeutas podemos dar pautas (estar fuera de foco permite ser más objetiv@ con las circunstancias), pero el ejercicio de aproximación cuando l@s chavales se enfurruñan, o se encierran en sí, tiene que formar parte de lo cotidiano, en casa, haciendo una pausa, hablando con tu hij@, y activando la escucha.

Con la inspiración en M. Rosenberg.  y las formas de comunicación no violenta, hemos partido de un ejercicio introspectivo con ojos cerrados, y expresado nuestro marco relacional mediante un juego de piezas de madera.

Autorreconocimiento y abrazo

Construcción personal

Enlazando con el trabajo realizado en base al autoconcepto, seguimos indagando en el autorreconocimiento tomando nota de la percepción ajena y la propia. Pasamos de las zonas de luz a las zonas de sombra. Lo que más nos gusta de nosotras mismas y lo que menos, lo que aceptamos y lo que decidimos empezar a cambiar. En esta ocasión el Mito de Narciso es un excelente hilo conductor que nos acompaña con todas sus connotaciones.

El mito de Narciso y Eco

De esta historia extraemos la figura protectora de la madre que trata de confundir al destino manteniendo al hijo al margen del entorno (error). El joven (Narciso) que se ama a sí mismo viendo exclusivamente sus partes de luz y que tan solo recoge las percepciones positivas de los demás respecto a su persona, (de ahí el concepto de Narcisismo). La ceguera del entorno que perdona la arrogancia del muchacho ante su belleza (atención a los halagos excesivos). El protagonista (Narciso) se quiere pero no se conoce realmente (alta autoestima y bajo autoconcepto), se estanca en sí mismo volviéndose cruel (arrincona a la vulnerable Eco), y se vuelve dependiente de los halagos de los demás.

El collage y el dibujo son la base para elaborar nuestro Cuaderno de luz y sombra, donde van tomando forma mis zonas oscuras y mis pequeños objetivos.

Al final, rescatamos la interpretación de que el amor solo florece en ámbitos en los que prevalece la entrega consciente de todas las partes. Y es que si no nos valoramos como auténticas personas no podremos confiar en el amor de los demás y tampoco ofrecerles el nuestro. Es preciso que sentirnos especiales y queridos en relación a quiénes realmente somos, no en base a fantasías idealizadas.

Metolerate. Educación para la convivencia en un mundo intercultural

Metolerate ha sido un Campamento urbano educativo en el que a partir de la vivencia y el juego, hemos desarrollado conceptos de los que se habla mucho y, pocas veces tenemos ocasión de experimentar desde la práctica y la consciencia: apertura a la diferencia, respeto, aceptación, hospitalidad, pluralidad, comprensión, convivencia y mucho más que tolerancia.

La idea, que surge de las carencias relacionales entre los adolescentes de hoy en día en un mundo de numerosos estímulos visuales y tecnológicos, ha acompañado y conducido a los chicos y chicas del barrio de San Cristóbal de los Ángeles en el entendimiento de nuestra relación con el otro, y en la construcción de relaciones más abiertas, respetuosas y enriquecedoras. 

Hemos jugado y aprendido en las instalaciones de Casa San Cristóbal, y también hemos salido del recinto interactuando con el entorno. Muchas horas y experiencias compartidas, con los chicos y chicas, y con profesionales de la educación y la psicología; haciendo: actividades plásticas, performance, nuevas tecnologías, movimiento corporal, narrativas visuales y sonoras, juegos de conocimiento… y mucho aprendizaje.

Dos intensas semanas en las que nos hemos apoyado en los Lenguajes creativos, tejidos con las lnteligencias múltiples, muy especialmente en la Inteligencia cultural y social, entrenando: la escucha, el diálogo, la comunicación, la percepción y la importancia del contexto, el intercambio, la apertura, el respeto, el no juicio, la comprensión, la tolerancia, la acogida y la hospitalidad. 

Gracias a todos y a todas por propiciarlo, por participar, por apoyarlo y conducirlo, y a quienes lo estáis leyendo, por darle visibilidad.