Saber quien soy (II). Tu mirada y la mía.

Percibo la identificación de la propia identidad como un largo camino vital que se inicia desde el momento en que tomamos consciencia y va desarrollándose a lo largo de nuestra existencia. Somos esencia y todo lo que la circunda, y ese todo lo demás es lo que poco a poco decidimos modificar y reconstruir, (o no). Desvelar la esencia personal es un recorrido variable que requiere de valor y de honestidad, por eso es tan difícil de transitar. En mi caso, cuanto más escucho, cuanto más abierta estoy a la diferencia, y cuanto menos juicio ejerzo, más fácil y gratificante resulta el camino. Bienvenid@s quienes colaboráis en ese rompecabezas.

El ejercicio iniciado la anterior semana relativo a saber quien soy, enlaza hoy con una serie de dinámicas acerca de Como me construyo con tu mirada y como incorporo la mía. El modelado en plastilina como práctica de introspección, la emoción puesta en palabras, desembocan en movimiento corporal y risa liberadora.

Cada una ha elegido una flor, y en cada pétalo han brotado expresiones de las compañeras acerca de su percepción sobre las demás. Palabras hermosas, miradas mucho más generosas que la propia.

Y nuevos interrogantes:

¿Cuánto de lo que l@s demás proyectan sobre mí lo hago propio, con cuanto me identifico?

¿Cuánto es realmente verdad? ¿soy objetiva?

¿Cuánto sirve para empoderarme y hacerme crecer?

¿Cuánto me descorazona y me hunde?

¿Cómo gestionamos nuestro sentir ante la percepción que el otro tiene de mí?

¿Quiero cambiar? ¿qué quiero cambiar? ¿qué hago para cambiar?

Todavía, mucho trabajo por delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *