Encajar la crítica

Está presente, forma parte de nuestras relaciones. Con mejor o peor intención es difícil dejar de opinar sobre lo qué piensan y/o hacen los demás, y sobre cómo lo hacen

Y también nos llega la crítica ajena, los comentarios de los otros, la mirada externa ante nuestras formas de pensar y actuar.

Con eso y con todo:

¿Qué es ese gigante inmenso llamado crítica?
¿Por qué criticamos?
¿Cuándo y porqué nos sentimos criticados?
¿Qué hacemos cuando nos critican?
¿Cuántos modos de críticas hay?
¿Qué proyectamos cuando criticamos? 

La crítica afecta al comportamiento general de la persona, por eso es tan importante saber abordarla y convertirla en un instrumento de mejora: encajar la crítica. Para ello hoy hemos transformado pequeñas cajas de cartón, a base de aplicaciones de elementos naturales, personalizando pequeños receptáculos de la crítica propia y ajena.

Tipos de crítica

La crítica ofensiva/destructiva. Se enfoca en anularnos, no ayuda y puede ser demoledora.

Por el contrario, la crítica constructiva es muy enriquecedora, pone de manifiesto nuestros puntos débiles como una oportunidad para mejorar. Se trata de saber situarla y encajarla.

De cualquier modo, con una u otra es muy fácil sentirse atacados, ponerse a la defensiva y contra-atacar.

Hoy hemos abordado la crítica y los diferentes posicionamientos.

Cómo actuar ante la crítica:

1-Cuando sea ofensiva/destructiva: pasa de ella. Evita el enojo, el enfrentamiento, la negación, la oposición, el rechazo. Evita atrincherarte, porque te quedarás en lo negativo.

Cálmate. Respeta sin confrontar. Mantente distante y modifica tu rumbo. Recuerda: esta crítica no aporta, no sirve para nada, nace de la frustración, por eso lo mejor es ignorarla.

2-Cuando sea constructiva, pregúntate: ¿Habla de mí o habla de él/ella, cuánto me conoce esta persona? Averigua si es real.

a) Si no es cierto, ignórala. En muchos casos las críticas que conllevan afirmaciones categóricas generan prejuicios que se perpetúan en el tiempo y no son verdad. Trata de que no te afecten.

a) Si lo reconoces, descubre si quieres y/o puedes cambiar. Escucha y acepta parte de responsabilidad. Incorpora la posibilidad de ser flexible y cambiar. Asúmelo y ponte a ello. Siempre te hará crecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *