Cuando somos envidiad@s

Hoy nos planteamos la otra cara de la envidia, la experiencia desde el otro lado, cuando nosotros somos el sujeto envidiado, cómo nos sentimos y qué podemos hacer para superarlo.

Nos hemos apoyado en el referente mitológico de Proscruto, vencido por Teseo en su largo viaje.

El síndrome de Proscruto

Proscruto, también llamado Damastes (avasallador o controlador), es el mito que da nombre al Síndrome de Proscruto, aquel que sufre el que “corta la cabeza o los pies de quien sobresale”. Traducido a lo cotidiano se refiere a las personas que atacan, medran, y/o castigan a quien destaca.

¿Alguna vez has sentido que por el hecho de destacar en algo te han ignorado?

¿te han hecho la vida imposible para que te alinies sí o sí con el resto?

¿has sentido el rechazo frontal por ser diferente?

Las maneras de manifestarse son múltiples, desde el modo más velado al más evidente. Ejerciéndose también de modo consciente o inconsciente.

Cuando el Proscruto de turno es consciente, teme conocer a las personas exitosas o “mejores” que él, y si se da el caso se incomoda y desconfía. Centra sus energías en limitar las ideas y capacidades del otro. Y puede llegar a cambiar su planteamiento original si eso deslegitima al otro, buscando la cooperación del resto para desbancar al que destaca.

Cuando es inconsciente, se molesta cuando otra persona tiene razón y él no. Está convencido de que es empático, pero no lo es. Y cuando habla “de cooperación” es con la intención de ser escuchado, no de escuchar.

¿Cómo abordar la envidia cuando se ejerce sobre nosotros?

a) Reconocerla, es normal, en este caso se trata de identificar el sentimiento de inferioridad del otro.

b) Averiguar si la persona nos importa, si es así perdonarle, si no apartarle para evitar su ataque.

c) Si la persona nos importa, o tenemos que bregar con ella sí o sí, habrá que ser un gran estratega, haciéndole partícipe de nuestro éxito, y sobre todo trasladarle nuestros problemas y dificultades.

Ejercicio simbólico para abordar la envidia, a partir de la expresión con cristales y telas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *