A qué tenemos miedo?

Los expertos
en Neurociencia e Inteligencia Emocional definen el miedo como una
emoción básica, imprescindible para la supervivencia de los mamíferos.

El miedo se produce en
nuestro cerebro límbico y es activado ante cualquier peligro impulsándonos al ataque
o a la huida.

Las emociones van siempre
acompañadas de reacciones somáticas que se manifiestan en el organismo en
reacciones físicas, las más importantes son las alteraciones en la
circulación, los cambios respiratorios y las secreciones glandulares. De ahí
que podamos considerar al miedo como algo “natural”…

Según el budismo existen
dos clases de miedo: el miedo apropiado,
el miedo impropio.

El miedo apropiado se
fundamenta en un peligro de existencia
real
,ante el cual se pueden tomar medidas para evitarlo. Este miedo
nos advierte que es peligroso hacer algo (como saltar a la calle desde una azotea o drogarse). Cuando el miedo es apropiado, sirve para tomar
consciencia del peligro real y para tratar de evitarlo.

El miedo impropio es
el que surge de cosas que no
pueden perjudicarnos,
como tenerle miedo a una araña; o que no podemos evitar,
como tener miedo a envejecer. Esta clase de miedo puede deprimirnos y paralizarnos.

El tener miedo
permanentemente inhibe de ser uno mismo, impide desenvolvernos con armonía, y
nos condiciona, como por ej. las personas que temen salir de
sus casas, o que temen contagiarse enfermedades.

Muchos miedos son reales
porque existen en cuanto a sentimientos, tu sientes
ese miedo, pero son solo producto de pensamientos negativos. La mayoría de los
miedos que sufrimos a diario pertenecen a este segundo grupo: los hijos de los pensamientos
negativos. 
Cuando los pensamientos de enfermedad, infortunio, accidente,
muerte, etc, vienen a nuestra cabeza, debemos aprender a eliminarlos antes de
que nos controlen

¿Alguna
vez te has planteado que, de algún modo, nuestra vida es el producto de
nuestros pensamientos? y
¿si tenemos pensamientos aterrorizantes solo podemos
esperar sufrir miedo?, ¿te has preguntado que, si nuestra vida es producto de
nuestros pensamientos, al pensar cosas aterrorizantes además de sufrir las
consecuencias físicas de tener miedo, atraeremos aquello a lo que tememos… ¿

Hay personas que se pasan
la vida teniendo miedos infundados; si pensamos en cuales son aquellas cosas
que nos generaron miedo últimamente, descubriremos que la mayor parte
de ellas nunca sucedió.

La mayoría de los miedos tienen su raíz en una
forma errónea de percibirnos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea, es
decir que tienen un origen mental, por
lo que si aprendemos a controlar nuestros pensamientos, podremos terminar con
ellos.

El mundo no existe separado de nuestra mente,
sino que es una proyección de ella, tal
como sucede durante el sueño.
Y así como ocurre con las peores pesadillas,
cuando logramos despertar todo
termina.

Cuando dormimos, todo lo
que sucede durante el sueño nos parece tan real como lo que vivimos cuando
estamos despiertos, y cuando estamos despiertos, muchas de las cosas que nos
atemorizan nos parecen reales porque son reales pero SOLO en nuestra mente.
Pensamos en cosas atemorizantes y tenemos miedo, pensamos en cosas placenteras
y sentimos placer, pero cuando nos mantenemos en la esfera del pensamiento todo
se origina en nuestra mente, por lo tanto, con el control de la mente puede evitarse, o por lo menos eliminarse cuando surge.

Todo el mundo posee
dentro de sí mismo la fuerza para combatir sus miedos.

La cuestión es detectar a
qué tenemos miedo
, es decir identificar cada uno de nuestros miedos
para poderlos desmontar… uno a uno, aunque a veces, se pueden llegar a anular
varios miedos de un plumazo... Miedo a la soledad, a la tristeza, a
decir que NO, a decir que SÍ, al que dirán, pánico escénico, miedo al fracaso,
al ridículo, a no cumplir con las propias expectativas, a la equivocación…
Miedo de ser rechazado socialmente,
miedo al sufrimiento, miedo
a perder la pareja, miedo a no conseguir pareja, miedo a la soledad,
miedo a enfermar,
miedo a perder el trabajo, miedo a los accidentes, miedo a perder a un ser querido, miedo a la pobreza, miedo a la
muerte, miedos inexplicables…

Es curioso como en un
país donde no nos enseñan habilidades sociales, tengamos un exceso de
perfeccionamiento que contribuya a crear una mente controladora y represora de
nosotros mismos, cuando de sobra es conocido que: Lo mejor es enemigo de lo
bueno,
y la equivocación -prueba /error, una forma de aprendizaje.

Como tememos ser nosotros
mismos, completos, en esencia, construimos una armadura que nos
protege, de ahí la paradoja de que seamos nosotros los que construyamos
nuestro miedo,
y en consecuencia solo nosotros podamos vencerlo. Como decía mi
amiga T.:”Al miedo hay que tenerlo
al lado, si va delante no te permite avanzar, y si va detrás te hace demasiado
temerario”

One thought on “A qué tenemos miedo?

  1. Cuando pequeño me obsesionaban las historias de terror, vampiros, hombres lobos, monstruos en fin que me rodeaban en la fantasía y por desgracia en la vida real…
    Hoy pienso que ese terror proyectado era una escape a través del recurso de lo fantástico.
    Hoy, casi 50 años más tarde.
    Se descubren otra clase de terrores, más sutiles, devoradores. Con menos caras grotescas, pero infinitamente más poderosos.

    Felicitaciones por el post. Me ha hecho reflexionar sin duda.

    Besos Ricardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *