¿Por qué el Arte?

→ Porque estamos rodeados de él y no nos damos cuenta, y cuando somos conscientes de su existencia puede provocarnos rechazo o indiferencia:

ðel arte clásico, gracias a su carácter figurativo, lo podemos llegar a valorar, podemos intuir: !qué difícil es, qué maravilloso!, pero cómo apenas conocemos su objetivo didáctico y funcional, nos puede resultar superfluo y aburrido…

ðel arte moderno ni siquiera lo llegamos a apreciar… en general, al no haber figuración nos despista mucho, además “rompe” los esquemas mentales a los que estamos habituados, por ello tampoco entendemos su propósito con lo que a veces hasta nos sentimos defraudados y burlados…


→ Porque cuando con las indicaciones adecuadas somos capaces de apreciarlo, y valorarlo, y descubrimos todo su propósito, lo reconocemos como fantástico; encontramos cosas bellas o interesantes por doquier; cosas que nos relajan, que nos transportan, que nos sugieren, que nos comunican, que nos inspiran, que nos fascinan, que nos provocan…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *