Mil caras de Dulcinea. Experiencia artística y crecimiento personal

La participación en el Certamen  “Mil caras de Dulcinea” ha supuesto desde el principio un reto y un trabajo significativo. Contar con un evento que se preste a dar visibilidad a lo que se hace no es algo que suceda todos los días.

El proceso sobre el resultado

Nuestro recorrido da valor al proceso sobre el resultado, centrándonos en la creación sobre la reproducción, en la apropiación responsable de los contenidos expresados, en el desarrollo y entrenamiento de la percepción sensorial como vía de inspiración, en la liberación de juicios para aumentar la confianza en la propia capacidad de expresión.

Empoderar lo femenino desde la pluralidad de género

El día de la presentación, las niñas estaban muy excitadas, (y hablo en femenino porque de 14 componentes, solo hay un chico en el grupo; supongo que de alguna manera es reivindicar desde el lenguaje esa mayoría numérica, tantas veces oculta tras el generalizado masculino), lo que no quita que empoderar lo femenino desde la pluralidad de género resulta mucho más interesante y enriquecedor.

Insisto, estaban muy alteradas y lo disfrutaron mucho. No tengo muy claro que tuvieran idea de lo que iba a pasar, porque aunque les había prevenido del desarrollo de la actividad, lo que ocurre entre los mensajes que damos y lo que se recibe puede ser muy diferente; con eso y con todo, ha supuesto una experiencia a recordar: la posibilidad de reflexionar individualmente, de plasmarlo plásticamente, de expresar su sentir desde una estructura poética, de construir una pieza performativa en grupo, de responsabilizarse del compromiso ante las compañeras, de salir de su espacio de confort, de disponer de un contexto expositivo para compartir presencia con artistas reconocidos: http://milcarasdedulcinea.blogspot.com.es,  de enfrentarse “al corte” de tener que recitar un poema propio ante un público desconocido…

Experiencia artística y crecimiento personal

Supongo que de alguna manera, también a mí me emociona esa posibilidad de contribuir a que la experiencia artística forme parte de una iniciativa de crecimiento personal, de impulsar una propuesta que participa del cambio de las prácticas educativas en los espacios expositivos haciendo las instituciones mas permeables; una forma de “desmontar” las dinámicas de poder al uso, reconociendo al publico como constructor de conocimiento, conformando precisamente ese abrazo entre obra expuesta-espectador y el diálogo que se genera.

Reflexión individual y grupal: COMPOSICION DE POEMAS PLASTICOS BREVES,  “Sentirse especial”, en conexión con “Los mil lugares de Dulcinea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *