Mi mayor desafio

Uno de los mitos que me resulta más inspirador a la hora de pensar en los desafíos es el de Marsias, un sátiro que se atrevió a retar al dios Apolo tocando una melodía musical.

Desafiar a un dios era algo arriesgado y en cierto modo temible; si no se superaba el reto, la divinidad castigaría “con razón” al contrincante; si por el contrario, se superaba, era fácil pensar en que en el momento más insospechado se sufriría uno u otro escarmiento.

Marsias fue arriesgado, máxime sabiendo las habilidades de Apolo con la lira, pero ¿qué es la vida sin desafíos? ¿sin retos que nos ayuden a superarnos? ¿sin sueños que nos saquen de nuestra zona de confort?

Con esta historia como telón de fondo, arrancamos una sesión en la que generamos varias dinámicas que propician el que cada participante comience a indagar en: ¿cuál es la actividad que he hecho, que habiendo necesitado de mi esfuerzo, me ha hecho sentir más satisfecho, porqué? ¿a qué me condujo todo lo que pasó mientras tanto…?

Con todo ello construimos una escenografía personal a base de telas y accesorios, que nos hacen aterrizar en el mayor desafío de cada un@, en cómo, cuando y porqué lo hicimos… Abordamos también lo que fue un fracaso, pero sirvió para aprender, lo que generó en los demás, en lo que ocurrió después, y la repercusión que tiene en el ahora.

Ponemos atención a las señales corporales que nos “avisan” de lo que nos conviene y lo que no. Planteamos la importancia de romper barreras, la necesidad de ponernos objetivos con pasos y tareas para acometerlos, rescatamos el valor de la persistencia, y nos lanzamos a la aventura.

 

 

One thought on “Mi mayor desafio

  1. ¡Qué experiencia tan buena! tienen suerte esos chicos de oír hablar de sentimientos, frustraciones guiados tan maravillosamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *