La consciencia de mi presencia

En esta ocasión afianzamos el vínculo entrenando la confianza y la confidencia, dos conceptos muy interrelacionados, y absolutamente necesarios para nuestro bienestar.

Si bien estoy a favor de las bondades de las nuevas tecnologías, creo que es importante recordar que el control sobre las mismas lo debemos de tener nosotros y nosotras, y no a la inversa. En el caso de los y las preadolescentes, la combinación”móvil y redes” está generando formas de comunicación que conviene revisar. Por ejemplo, un mensaje escrito no debería de substituir el encuentro cara a cara con el otro; la presencia y la energía de la persona con la que establecemos una relación de complicidad y que permite que podamos abrir nuestro corazón; y es desde este lugar, desde el que propiciamos la aproximación al otro y la confianza de que nuestras confidencias quedan recogidas en lugar seguro.

Somos cuerpo, mente y energía, por eso para lograr el equilibrio de estos tres frentes, también prestamos atención a lo que físicamente nos sustenta: cabeza, cuello, pecho, brazos, piernas… gracias a la actividad en movimiento aprendemos a SOLTAR, a eliminar lo que nos sobra, lo que nos limita. El uso psicoterapéutico del movimiento promueve la integración emocional, cognitiva, física y social del individuo. Nos movilizamos y nos desplazamos por el espacio, jugando y reconociéndonos desde lo dinámico.

Poco a poco vamos deteniéndonos hasta ocupar ese mismo espacio desde la calma y la serenidad, necesarias para podernos RELAJAR. La quietud, el silencio, la consciencia de la respiración, la presencia plena… es un trabajo individual que converge en un acercamiento al otro, y desde ahí la conexión con la necesidad de piel que cristaliza en el abrazo.

Arteterapia. Ocupando mi lugar. Casa San Cristobal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *