Cómo enriquezco al grupo y cómo me nutro de él

Continuamos con nuestro taller, en el que al objetivo de continuar afianzando el vínculo, se suma el ejercitar la escucha activa, incorporando la riqueza del trabajo en equipo.

En esta ocasión, la motivación que supone conformar la propuesta de un juego colectivo, permite potenciar los talentos de cada una de las participantes, poniendo en valor los diferentes planteamientos y enfoques de cada individualidad, y aprovechando la sinergía del trabajo en común.

Todo suma: la importancia del conocimiento, de las habilidades físicas, de la imaginación, de la creatividad, del cuidado… y con las ideas que se van destilando, conformamos un poliedro de actividades plurales para todos los gustos. Una manera de visibilizar en este espacio, la repercusión de las inteligencias múltiples y de demostrar la importancia del lugar que cada una ocupa.

Arteterapia. Ocupando mi lugar VI. Casa San Cristobal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *