Art Thinking, de estar ENCERRADA a estar ENREDADA

La sesión anterior habíamos utilizado un corto como detonador para la reflexión sobre el significado de estar ENCERRADA cómo metáfora de estar ENREDADA, fue un recurso que propició una serie de preguntas a las que las chicas dieron respuestas que se fueron enriqueciendo con las aportaciones del grupo, y que retomaremos más adelante:

¿Con qué me enredo?

¿Por qué?

¿Qué puedo hacer para desenredarme?

Un laberinto de hilos en el aula

La propuesta creativa fue: tejer un laberinto de hilos en el aula, con el recuerdo plástico de una actividad realizada hacia más de un año donde el punto de partida fue “el tejer y el destejer de Penélope” y toda la simbología derivada del mito; en esta ocasión planteamos las mil situaciones en las que nos enredamos en lo cotidiano; al final, el juego desembocaba en el inevitable  “desenredo” y su plasmación en papel con ceras grasas.

Pensamiento divergente, cuando la curiosidad es un camino

El escenario-punto de partida para el ejercicio de ENREDARNOS tenía que ser diferente, arbitrario, y sorprendente. A la invitación de disponerde manera arbitraria el mobiliario del aula (sillas y mesas), las chicas reaccionaron con ganas y energía. Supongo que de alguna manera este nuevo enfoque del espacio habitado, su re-organización y posterior intervención tenía como inspiración el Art Thinking, cuya base se asienta en los descubrimientos de la neuroeducación, en el estudio de cómo aprende el cerebro, y en la necesidad de activar la emoción, de despertar la curiosidad.

De las células madre del cerebro nacen a diario entre 4.000 y 5.000 neuronas, a través de un proceso llamado neurogénesis. Las actividades que se realizan desde pequeños crean circuitos neuronales; algunos se mantienen y otros desaparecen. Cuando esas actividades no son significativas para nuestra vida diaria, se diluyen. La clave para que lo que aprendemos sea significativo, es que tanto la información como el proceso sean relevantes y se repitan.

Atención, emoción, aprendizaje

Estamos diseñados para prestar atención a lo que no es habitual. Las situaciones nuevas nos atraen. Atención, emoción, aprendizaje, ese es el orden según la neuroeducación. Una vez más, una explicación perfecta a la necesidad del uso de los procesos creativos como instrumento de crecimiento personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *